NN

    HISTORIA

    Para la década de los sesenta, Norman González Chacon, cursaba
    estudios universitarios y por experiencia propia, tuvo que dejar de
    consumir lácteos, carnes y productos derivados de animales para poder
    librarse de un padecimiento de migrañas frecuentes que le comenzó
    cuando entró a la universidad en el año 1958.  Desde entonces, se hizo
    vegetariano y comprobó los beneficios de una alimentación sencilla.
    Su vegetal preferido por lo bien que le caía al estómago fue la papa
    (patata) y los últimos cincuenta años la ha consumido como su plato
    principal, disfrutando de un estado excelente salud y de una energía muy
    productiva.  Su meta era estudiar alguna carrera relacionada a las
    ciencias o la ingeniería mecánica. No obstante, un encuentro fortuito lo
    llevó a estudiar medicina natural.

    Habiendo terminado sus estudios en medicina naturista en una
    universidad no convencional, se dedicó a orientar y a atender personas
    con problemas de salud y trastornos que recurrían a su oficina en
    búsqueda de ayuda. Siempre se ha mantenido estudiando, innovando en  
    tratamientos  de vanguardia dentro del campo de la medicina natural.
    En esta disciplina crió a sus hijos y a su tiempo los encaminó a estudiar
    para seguir sus pasos.  Sus tres hijos estudiaron medicina natural y se
    convirtieron en naturopatas.  Norman, el mayor, inició estudios en
    medicina, que luego culminó obteniendo  un doctorado en quiropráctica,
    profesión que ha practicado por más de treinta años junto a la medicina
    natural, al igual que su padre y sus hermanos, Edwin y Lillian.

       NUESTRA VISIÓN

    La visión de un cuerpo sano y una mente sana ha sido la meta del Doctor
    Norman González y su familia durante toda su vida.  Compartir esa gran
    experiencia y ser testigos de ver a la gente sanar de sus enfermedades y
    problemas de salud los llevaron a crear su propia compañía, Dr.
    Norman´s para crear sus propias formulas naturales y facilitarle a la gente
    el poder conseguir productos de calidad y de eficiencia simbiótica, ya que
    el mercado de productos naturales ha sido invadido por todo tipo de
    fórmulas y de productos que bajo el pretexto comercial de “naturales”
    combinan sustancias derivadas de animales, tóxicos provenientes de
    metales pesados, homeopáticos provenientes del veneno de
    escorpiones, serpientes y otras combinaciones de glándulas, hormonas
    de animales y químicas.

    Esta confusión del mercado no ha cambiado la meta de Dr. Norman’s.
    Sus productos son cuidadosamente escogidos para evitar que  
    ingredientes de plantas híbridas o injertadas, químicos toxicos y
    fertilizantes industriales sean sean utilizados en sus fórmulas.  El éxito de
    su trabajo se ha sostenido por la pureza y la sencillez de sus productos.
    Cada formula herbaria contiene un ingrediente activo principal, un
    amplificador fito-químico natural, un conductor que lo lleva al lugar pre-
    indicado y un estabilizador que lo protege de los ácidos digestivos en su
    recorrido gástrico.  No existen fórmulas con esa meta en el mercado, ya
    que la mayoría de los fabricantes formulan sumando los ingredientes
    beneficiosos sin conocer, que muchas veces al sumar la cantidad de
    plantas e ingredientes, sin conocer la interacción y sus  principios fito-
    curativos, se pueden producir efectos químicos peligrosos o se pueden
    cancelar unas a otras, sus propiedades curativas.

    El doctor González Chacón ha observado a través de su práctica que un
    organismo enfermo no tiene la capacidad de reconocer y utilizar
    adecuadamente muchas plantas mezcladas en un producto.  Por esa
    razón, sus fórmulas herbarias son sinergísticamente preparadas con una
    o dos plantas principales y el resto son complementarias.  De esa
    manera, se aceleran los procesos curativos y regenerativos sin recargar
    las agotadas defensas orgánicas de los que sufren las enfermedades
    modernas.

    Para la comunidad científica y los organismos reguladores de la medicina
    convencional, la mayoría de las enfermedades modernas no tienen cura.
    Los pacientes que sufren de enfermedades autoinmunes como  el lupus,
    la fibromialgia, artritis reumatoidea y esclerodermia, entre otras, no tienen
    una garantía de curación en la medicina moderna convencional.  
    Tampoco los que sufren de hipertensión, ni de diabetes tienen cura y
    mucho menos los que sufren diversos cáncer en sus diversas
    manifestaciones. Lo más que se les puede ofrecer es el "control" de la
    enfermedad y tratamiento de los síntomas.

    De de la misma manera que un organismo enfermo no puede reaccionar
    a la combinación complicada de plantas medicinales y suplementos, así
    también se ve impedido de producir un proceso regenerativo bajo las  
    condiciones usuales de alimentación.  Por lo tanto, el Doctor Norman ha
    ensayado exitosamente un programa de alimentación sencilla o
    Monodieta que ha ayudado a miles de personas a resolver sus
    problemas de salud de forma rápida y efectiva.

    La culminación del éxito de su  programa lo es el Ayuno Sustentado.  La
    utilización de productos sencillos y de fácil asimilación, frutas frescas y
    vegetales que se han identificado en estudios científicos de muchos
    años, sumados a los hallazgos del Dr. Vance Longo de la Universidad del
    Sur de California, que confirmó los resultados obtenidos por Dr. Norman
    en relación a la dieta simple o ayuno sustentado, y en esa importante
    institución le llamaron modernamente:  "Intermittent fasting and caloric
    restriction".  Los resultados de la experimentación con este método de
    alimentación sin drogas químicas, logró revertir el crecimiento de tumores
    cancerosos, disminuir los efectos secundarios de las quimioterapias y
    disminuir los síntomas de las enfermedades mencionadas y en muchos
    casos, la curación de los mismos.

    Dr. Norman goza de la amistad y la simpatía del pueblo puertorriqueño
    que se ha beneficiado grandemente de sus sabios consejos de salud a
    través de los medios de prensa, radio y televisión.

    Actualmente sostiene casi 100 horas de transmisión semanal de
    programas de salud natural a través de su canal de televisión.  Mediante
    diversos programas que se transmiten 24 horas al día, los siete días a la
    semana, se orienta y  enseña sobre como utilizar los productos de su
    formulacion acompañados por el uso de una alimentacion simple, para
    contribuir a  la mejor salud de todos los interesados.

    NUESTRA MISIÓN

    La misión de Dr. Norman, de sus hijos y asociados es dar a conocer a
    todos los interesados en mejorar su salud los secretos, los beneficios y
    las ventajas de una vida sana en armonía con la naturaleza.  Su mayor
    responsabilidad es advertir sobre los peligros de muchas tendencias de
    la Medicina Moderna y de otras medicinas que han proliferado bajo la
    sombra de la medicina natural y que bajo diferentes nombres se
    presentan como alternativas naturales y realmente no lo son.

    La verdadera y genuina Medicina Natural sigue principios bioéticos que
    no admiten adulteraciones comerciales de ningún tipo.  Se basan en
    leyes naturales cuyos orígenes se encuentran esparcidas en el texto
    bíblico y que fueron dadas por el Creador a sus criaturas. Son la esencia
    misma de un legado histórico que nada tiene que ver con religiones ni
    sectarismos.
    Son leyes naturales de salud y sobrevivencia saludable.  Son los siete
    remedios de la Naturaleza en toda su expresión y aplicación practica para
    la salud de todos los habitantes del planeta.  Es la Voluntad Divina
    guiando a la humanidad a su salvacion y librarla de plagas y
    enfermedades de todo tipo.

    Si el Ser Humano aprende a vivir en armonía con estas leyes y hace de
    su práctica su estilo de vida, de alimentación y de conciencia, en la
    misma proporción que las adopte, en esa misma proporción se librará de
    las enfermedades y de otros serios problemas de vida y convivencia.  
    Bajo la ley del amor y el respeto al derecho ajeno, se establece el reino
    de paz en el mundo.  La primera ley de ese postulado es "todo lo que el
    hombre siembra es lo que cosecha” y los siete remedios de la Naturaleza
    son la semilla que se debe sembrar en cada mente y en cada cuerpo.

    LOS SIETE REMEDIOS BIOÉTICOS DE LA SALUD
    1.        Aire puro.
    2.        El agua pura.
    3.        La luz solar.
    4.        El alimento sano de  la tierra.
    5.        El descanso adecuado.
    6.        Las plantas y hierbas medicinales.
    7.        La paz mental y la confianza en el Plan del Dios Creador.

    Estos siete remedios universales de la naturaleza no admiten cambios ni
    adulteraciones, no admiten modificaciones ni interpretaciones personales
    que no vayan de acuerdo al texto base que es la escritura.  Por esa
    razón, las manipulaciones genéticas, las hibridaciones biológicas, los
    cruces genéricos, los injertos, las transformaciones hormonales y otras
    aberraciones en las que se cruzan las fronteras inmunológicas, se
    trasplantan órganos, sangre y fluidos corporales, no son parte de ese
    legado de salubridad universal y prevención que se llama medicina
    natural. Y si alguien piensa que esos aparentes adelantos de la ciencia
    son buenos, es conveniente aclarar que no lo son.  La donación de
    órganos, de fluidos corporales, medula osea y sangre no han podido
    resolver el verdadero problema que son las enfermedades que afectan
    esos órganos que se reemplazan, acortan la vida de otras personas, y
    que han creado un mercado negro de órganos humanos que sacrifica
    niños y jóvenes pobres para que los que tienen medios económicos los
    compren.  En ese negocio, las instituciones hospitalarias ganan, las
    farmacéuticas ganan, los cirujanos ganan y un ser humano pierde el
    órgano y la vida en la transacción.

    INSTITUTO BIOÉTICO DR. NORMAN

    Para preservar esos valores universales de salud, ecología y ambiente
    se creó el Instituto Bioético Dr. Norman, adscrito a la Fundación Dr.
    Norman’s y cuya labor es educar y promover los valores que mantienen
    un estado de conciencia alerta de esos activos que nuestra sociedad
    está perdiendo.

    Muchos han sido engañados como niños por el sistema.  La mentira se
    apodera de los grandes consorcios y la salud de la gente se deteriora
    más, cuánto más drogas o medicamentos se usan.  La prevención es una
    quimera circunstancial que se utiliza como arma para justificar la
    conducta irresponsable que el mismo sistema induce en sus víctimas.  La
    medicina natural es una alternativa real que la gente tiene para prevenir y
    curar.  Como el sistema no tiene argumentos para combatir algo tan
    seguro, tan sencillo y efectivo, se apodera de los conceptos, los adultera
    y los confunde para confundir a la gente. Por eso hay tantas versiones de
    medicina natural, pero una sola es aprobada por el Instituto Bioético.

    Otra importante misión del Instituto es educar y preparar profesionales de
    la salud natural que traten a los enfermos con dignidad y nobleza asi
    como para educar al publico para que  puedan beneficiarse de la
    medicina natural y que aprendan la ciencia de la prevención natural para
    que no se enfermen.

    La medicina natural moderna que se enseña y se practica en el Instituto
    Boético Dr. Norman es inmunología aplicada.  Por esa razón, es la forma
    de medicina mas pura que se puede concebir.  Su base inmunológica
    científica y estrictamente natural a la vez, se funda sobre el principio
    universal que establece que:  “nuestro organismo rechaza y destruye
    toda célula extraña proveniente de animales y de congéneres”. Por esa
    razón, no se utilizan productos, suplementos, alimentos ni remedios que
    provengan de congéneres o de animales.

    LA NATURALEZA CURA

    “La naturaleza cura” es una frase antigua de los pioneros de la
    naturopatía y tenían mucha razón al decirlo y practicarlo.  La naturaleza
    vegetal nos ofrece todo lo que necesitamos para vivir saludablemente y
    curarnos cuando nos enfermamos.  No es necesario que tantos millones
    de animales en el mundo mueran a diario para supuestamente “alimentar
    a la gente”.
    La ciencia moderna no ha podido probar que la carne de animales
    muertos sirva para darle vida a los seres humanos.  Por el contrario, toda
    la evidencia científica que se va acumulando señala que mientras mas
    carne consuma la gente, tanto más propensos están a sufrir de todo tipo
    de enfermedades y cáncer.  El axioma de que nuestro sistema
    inmunológico “rechaza y destruye” toda célula extraña que provenga de
    congéneres o de animales es una conclusión correcta que ha sido el
    impedimento para que la ciencia moderna no haya abierto un mercado de
    órganos de animales para trasplantes humanos.

    Los trasplantes de humanos a humanos requieren que se amordace y se
    suprima químicamente al sistema inmunológico de por vida, para evitar
    que éste, reconozca, rechace y destruya el órgano trasplantado.  Aun
    bajo potentes inmunosupresores, muchos trasplantes de órganos son
    rechazados y destruidos y requieren de un segundo o tercer intento.  A
    veces, el paciente pierde la vida tratando de que su cuerpo acepte el
    órgano extraño y nunca lo logra, porque su sistema inmunológico no lo
    permite a pesar de una inmunosupresión combinada muy poderosa.  La
    inmunosupresión a largo plazo, incapacita y lesiona el sistema
    inmunológico permanentemente.  La recomendación del Instituto es
    salvar el órgano enfermo tratándolo de forma natural a tiempo.  Si se
    recurre a una acción combinada de alimentación, suplementación y
    medicación natural, antes de que el órgano se degenere totalmente, la
    experiencia nos enseña que se salva el órgano y se recupera la salud de
    todo el organismo.  “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina
    sea tu alimento,”  fueron las aseveraciones mas contundentes del padre
    de la medicina moderna el gran sabio Hipócrates. El  mismo que creó el
    juramento sobre el cual juramentan los médicos y otros profesionales de
    la salud y que muchos hipócritamente hacen lo contrario en sus prácticas
    diariamente.

    Por esa razón, la Medicina Natural Bioética se ha convertido en la
    Alternativa Curativa Moderna. En las enfermedades mal denominadas
    autoinmunes, el comportamiento extraño del sistema inmunológico que se
    vuelve contra el propio cuerpo atacando el tejido de órganos y
    articulaciones, tiene una clara explicación en la medicina natural.  No es
    que se “vuelve loco” y se confunde como señala la medicina moderna.  
    Es que cuando un organismo se satura de sedimentos y residuos tóxicos
    que no son metabolizados, el sistema inmunológico los señala, los marca
    y los ataca para destruirlos y eliminarlos dondequiera se hayan
    acumulado.  El sedimento que se mide en la sangre y que determina el
    grado de presencia extraña y de inflamación tisular (Sed Rate), es
    fuertemente atacado porque está compuesto de residuos proteínicos y de
    sustratos tóxicos de medicamentos, drogas, vacunas, y otros
    componentes residuales de sustancias solidas que no fueron
    catabolizados ni procesados por el hígado y que sedimentaron las áreas
    objeto del ataque.

    El ataque inmunológico a esos metabolitos extraños es una respuesta
    natural, saludable y beneficiosa contra los residuos que invaden el tejido.  
    No es una “locura” inmunológica que se dispara desorganizadamente y
    sin sentido como lo hace ver la medicina moderna.
    En la Medicina Natural, se comienza con una limpieza o desintoxicación
    de las áreas afectadas para remover los residuos objetos del ataque.  El
    propio sistema inmunológico sensibilizado contra el enemigo es el mejor
    instrumento para identificar cada célula invadida y remover el particulado
    extraño que las sedimenta.  En esta labor, el agua pura es uno de los
    elementos indispensable para la limpieza orgánica.  El paciente debe
    tomar agua pura cada 15 o 20 minutos para mantener un proceso de
    limpieza activo y continuo.

    Durante la etapa de limpieza, hay que bloquear y detener el consumo de
    proteínas que puedan dejar residuos que sobrecarguen y detengan el
    proceso.  Por lo que el paciente necesita ayunar de su dieta habitual y
    consumir solo aquellos alimentos que su médico o naturópata le indique.  
    Las proteínas, los químicos tóxicos y cualquier elemento similar a los que
    causaron el ataque inicial, pueden detener el proceso porque desvían el
    ataque inmunológico y paralizan la limpieza orgánica.
    La invasión inesperada puede causar un “shock” inmunológico o golpe
    fuerte al proceso que se está llevando a cabo y puede parecer que el
    paciente se enferma gravemente porque la interrupción del proceso es
    como una indigestión aguda que se puede extender a todos los órganos y
    sistemas que se vieron afectados.  El choque inmunológico se puede
    manifestar con un paro hepático, digestivo, renal o shock anafiláctico
    debido a que la súbita interrupción de procesos que necesitaron dias
    para organizarse internamente y producir una acción de desalojo y
    limpieza celular, no puede interrumpirse sin causar un trauma
    inmunológico severo, o una reacción orgánica celular indeseada que
    paraliza el proceso de limpieza y desintoxicación, acompañado de una
    serie de síntomas tan severos que pueden llevar al paciente al hospital
    en busca de una enfermedad grave que no existe, mas allá de los
    síntomas mismos que causaron el shock metabólico.

    Es parecido a lo que ocurre en una crisis curativa pero mucho mas
    severa y no es un proceso curativo.  Es la interrupción de una acción de
    limpieza y restauración celular que le tomó al sistema mucho esfuerzo en
    organizar inmunológicamente y al interrumpirse causa un trauma
    sistémico a las áreas que se vieron directamente afectadas.
    En la crisis curativa, la acción defensiva del sistema inmunológico causa
    síntomas desagradables, pero tolerables y diferentes debido a que junto
    con el síntoma, el enfermo siente la recuperación de sus condiciones o
    enfermedades y el proceso es mas corto y menos agudo.
    En ambos procesos, se producen síntomas desagradables y la diferencia
    es grande entre una y la otra.  En ambas, la acción del sistema
    inmunológico se hace sentir en síntomas y reacciones.  Por esa razón,
    insistimos que en estas decisiones, la persona debe tener una convicción
    clara y un propósito definido en no interrumpir los procesos cuando se
    llevan a cabo para evitar situaciones desagradables y no extender el
    proceso curativo mas allá de lo que la naturaleza estima necesario.



g
gg

DERECHOS RESERVADOS
DR. NORMAN´S
2014